Boton


Noticias

viernes, febrero 01, 2008

Los Crimenes de Oxford

En el pueblo de Oxford, un joven estudiante norteamericano acude a la famosa universidad para sacarse la tesis doctural. Su idea es contactar con un conocido matemático (Arthur Seldom) para que le conduzca el proyecto. Todo transcurre con normalidad hasta que un día la propietaria de la casa donde vive aparece asesinada en el salón. Esta mujer, amiga del profesor Seldom, parece ser la primera de una serie de asesinatos que continuarán siguiendo una sucesión matemática. De esta manera, personas anónimas van muriendo sin conexión aparente; crímenes inexplicables, a medio camino entre la muerte natural y el asesinato. Enfermos terminales o ancianos con paro cardiaco. Homicidios imperceptibles. Lo único que da sentido a la oleada de violencia es una curiosa e inconexa sucesión de símbolos que solo parece entender el profesor Seldom. Aunque, como todo en la vida, hay una explicación lógica, más o menos compleja dependiendo de quien la interprete.

Aquí tenemos calentita, la nueva obra del gran Alex de la Iglesia. En una nueva aventura internacional (tras la sórdida Perdita Durango), Alex se atreve con un relato basado en la novela del argentino Guillermo Martínez, titulada, 'Crimenes Imperceptibles'. Original y trepidante, esta película (mucho menos 'gamberra' que las anteriores), nos muestra a un De la Iglesia metido de lleno en el suspense inglés. Al estilo de las teleseries de misterio de Granada TV (La Señorita Marple, Hercules Poirot), la historia nos sumerge en una atmósfera de intriga irónica que hará las delicias de los seguidores de este género. Como punto fuerte, las teorías científicas-filosóficas, sin más pretensiones que ilustrar la trama (lejos de sofisticadas ideas matemáticas al estilo de Primer), despertarán la curiosidad e invitarán a la meditación de los espectadores más inquietos (intelectualmente hablando).

Nota: 8


Para mas info, haz click aki

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: