Boton


Noticias

lunes, julio 28, 2008

Wo de fu qin mu qin (El camino a casa)

Producción china del año 1999 dirigida por Zhang Yimou basada en la novela de Shi Bao, película premiada con el Oso de Plata y Premio del Jurado en el Festival de Berlín. Luo Yusheng es un hombre de negocios que vive en la ciudad, procede de un pueblo donde él es el único universitario del lugar. Ahora se desplaza a su pueblo al norte de China para asistir al funeral de su padre que fue el profesor del colegio de cuatro generaciones del lugar. Su anciana madre quiere un funeral basado en todos los ritos tradicionales donde el cadáver de su marido irá en procesión haciendo el mismo camino que realizaba todos los días para reposar eternamente en su vuelta a casa. La postura de la madre choca con el pragmatismo tanto del hijo como del alcalde del pueblo pero el hijo empieza a recordar la historia de amor vivida por sus padres y comprende la importancia que ello tiene para su madre. Una vez movilizada la gente el funeral del padre de Luo se convierte en un homenaje a un hombre que dedicó su vida a la enseñanza de esa región rural de China.

Precioso relato construido por Zhang Yimou, la historia de amor entre los padres de Luo simplemente tiene un adjetivo, fascinante, porque es una historia bonita pero exenta de sensiblería, cursilería y efectismo, cosas tan manidas en Occidente que a veces traspasamos a esos conceptos tan pedantes. Los ojos de Zhang Ziyi (la señora Di) me transmiten mucha más emoción, cariño y respeto que un tío que se ahoga en el Titanic o un mono subido en el Empire State Building en un remake. Además aborda un tema muy interesante que es el conflicto generacional donde los ancianos del lugar apuestan por sus tradiciones aunque haya que hacer más esfuerzo y ahí vemos a la señora Di con su viejo telar manual como teje una tela para su marido en agradecimiento a los 40 años de vida convivida junto a él. Su hijo al estar unos días en el pueblo comprende perfectamente a su anciana madre y lo que iba a ser una asistencia al funeral de su padre también lo convierte en un homenaje y da una última clase a los niños del pueblo en la antigua escuela que pronto será derribada. Una hermosa historia envuelta en telas, raviolis con champiñones y broches de pelo. El cine asiático de nuevo me ha vuelto a sorprender y fascinar.



Para mas info, haz click aki


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: