Boton


Noticias

viernes, marzo 21, 2008

Les Invasions barbares (Las invasiones bárbaras)

Producción canadiense del año 2003 dirigida por Denys Arcand, Óscar a la mejor película de habla no inglesa y mejor guión en el Festival de Cannes. Rémy es un hombre mayor que tiene un cáncer en estado muy avanzado pero que no acepta su destino final que no tardará mucho en producirse, hacinado en un hospital público de Montreal tiene la única ayuda de su mujer hasta la llegada de su hijo Sebástien, un hijo con el que había perdido el contacto por las contínuas diferencias entre padre e hijo debido a sus diferentes visiones de la vida, Rémy es un hombre con un pasado del que no puede estar muy orgulloso, varias amantes, afición al alcohol y desatención total de sus hijos, un brillante profesor de la universidad que por completo desatiende su aspecto sentimental. Su hijo Sebástien es el reverso de la moneda, hombre de negocios, organizado, monoparental y muy educado. A pesar de las diferencias, Sebástien saca del hospital a su padre, reune a todos los amigos y amantes de Rémy y en una casa retirada en el lago que Rémy adoraba le da una muerte digna a su padre.

Una nueva ola invade el cine canadiense y ya no sólo tenemos a David Cronenberg a la cabeza de él, con Atom Egoyan, Denys Arcand y el fallecido Jean-Claude Lauzon mantiene una calidad donde se nos proponen relatos muy interesantes, como este de Arcand donde el cine se sale de los políticamente correcto y tenemos un relato acerca de como morir dignamente con la eutanasia activa. Hay un personaje que me interesó mucho durante el film, que es la hija de una de las amantes de Rémy, ella le proporcionaba la heroína a nuestro protagonista para minimizar el sufrimiento del enfermo, representaba la muerte dulce y a la vez la atracción hacia la destrucción. Tanto Rémy como su hijo Sebástian estaban fascinados con la chica pero ambos sabían que ella era su perdición si estaban a su lado, a pesar de lo diferentes que parecían el padre y el hijo con ella se igualaban y entonces veíamos que la genética no engaña. Un drama donde el final que tanto se nos antoja fatalista deja todavía peor las cosas de lo que nos podíamos imaginar.



Para mas info, haz click aki


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: