Boton


Noticias

jueves, septiembre 10, 2015

1864

Dinamarca (2014)

Mini serie de 8 capítulos dirigida por Ole Bornedal. En la Dinamarca del siglo XIX viven dos hermanos en un pequeño rural muy alejado de Copenhague. Son Peter y Laust que viven con su madre por que su padre ha ido a luchar contra los alemanes en la primera guerra por los ducados de Schleswig-Holstein. Peter y Laust traban una bonita amistad con Inge, una muchacha de las mejores familias del pueblo y que sus padres pretenden emparentarla con Didrich, el hijo del hombre más rico del pueblo. Didrich y el padre de Peter y Laust vuelven tocados de la guerra mientras nuestros protagonistas van creciendo y entrando en la edad adulta. Los políticos de Copenhague no están nada contentos con la situación de los ducados de Schleswig-Holstein y quieren anexionarlos a Dinamarca, cosa que Von Bismarck en Prusia no va a tolerar. Pronto se va a desencadenar la segunda guerra por Schleswig-Holstein y tanto Didrich como los dos hermanos allí estarán. Antes de marchar, Peter deja embarazada a Inge y se lo esconden a Laust, por que el también está enamorado de ella. Es el año 1864 y se disponen a vivir uno de los mayores desastres bélicos de la nación danesa. Al principio el general de Meza, con buen criterio, ante la inferioridad del ejército danés contra el ejército prusiano, ordena la retirada de la fortaleza de Danevirke, hecho que enfada de sobremanera a la élite política de Dinamarca. El general es relevado y el general prusiano Helmuth von Moltke, con una estrategia de ataques relámpagos aplasta al ejército danés. Peter y Laust vivirán su propio infierno, Peter, un chico al principio más simpático y valiente es puteado por Didrich y casi fallece congelado y Laust, un chico más reservado y estudioso, la guerra lo transforma en una máquina de matar, sobre todo, cuando se entera del secreto de su hermano con Inge. Dos generaciones enteras de daneses rotas por un condado que apenas nadie le importaba, solo a la élite política danesa que estaba cada vez más alejada de su pueblo y que con la guerra tenían la excusa perfecta para la exacerbación del nacionalismo, tuvo que ser el rey Cristián IX quien reculase y firmase la rendición y paz.

Nos encontramos ante una de las series históricas que en tantos países europeos están produciendo en los últimos tiempos, en Inglaterra tenemos 'Los Tudor', en España tenemos 'Isabel', etc... Pero aquí el tratamiento es mucho más político que en las series anteriormente mencionadas, la serie incluso generó polémica entre los sectores más a la derecha en Dinamarca. Polémicas aparte, el tratamiento del relato me parece muy acertado, como contarnos una guerra para que sea un buen retrato del pacifismo que necesita el mundo, donde los nacionalismos llevados al extremo, no tienen ningún sentido. En los primeros capítulos la serie es algo lenta, bastante sentimental y parece más un rollo de telenovela de media tarde pero muy caro, pero en cuanto llega la guerra, la cosa cambia completamente, un tratamiento espectacular que parece que estás viviéndolo, he leído que es la serie más cara que se ha producido en Dinamarca y no me ha extrañado por que han utilizado todos los medios a su alcance y en ocasiones no tiene nada que envidiar a las mejores películas bélicas que se hacen en EEUU. Ante nuestros ojos desfilan multitud de personajes, tanto principales como secundarios, que aportan valor y calidad al relato, todos lo hacen estupendamente pero hay mención especial para el trastornado de Didrich interpretado por Pilou Asbæk, un pijo en el pueblo que la guerra lo desequilibra y sale el cobarde que lleva dentro. Ocho horas de buen cine donde cualquier mínimo detalle es cuidado al máximo, recreación de la época, vestuario, música y veracidad histórica. Es por ello que la recomiendo, una vez más, los nórdicos nos vuelven a sorprender con una calidad inigualable con otra serie de TV en la cadena pública DR y esta vez no es una serie de misterio o novela negra.

Para Recordar: El excelente relato y producción de la serie. Siempre con el tema de fondo que los nacionalismos, vengan de donde vengan, cuando son radicales, abocan a la miseria y hunden al propio país. Los políticos de Copenhague, muy alejados de la realidad de su pueblo y del mundo, organizaron un gran desastre en el siglo XIX que aún es recordado dos siglos después.

Para Olvidar: La crueldad de la guerra que machaca generaciones enteras de un determinado lugar, llevándose por tierra los sueños y esperanzas de una población que no entiende por que tiene que mandar a sus hijos o esposos a luchar y que no vuelvan jamás.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: