Boton


Noticias

miércoles, marzo 16, 2016

A cambio de nada

España (2015)

Producción dirigida por Daniel Guzmán, Goya al mejor director novel y también a mejor actor revelación (Miguel Herrán). Darío es un chaval de 16 años que vive con su madre en uno de los barrios del extrarradio de Madrid. Sus padres están separados y la relación entre ambos cónyuges es horrorosa, Darío siempre está en medio de las disputas y tanto como su padre como su madre le piden que declaren en contra del otro en el juicio por el divorcio. A Darío esto le hace bastante daño y no quiere entrar en el problema, se apoya en la gran amistad que tiene con su amigo Luismi, un chaval bastante buenazo entrado en carnes. Ambos realizan todo tipo de pequeños delitos menores por diversión, coger la moto y saltarse los semáforos o robar prendas y objetos en superficies comerciales. La situación en casa de Darío se vuelve insostenible cuando este es expulsado del instituto, decide que se va de su casa y lo acoge un mecánico que tiene varios trapicheos entre manos, Justo Caralimpia, curioso mote para alguien tan poco limpio. Darío ahora se mueve en dos mundos paralelos, el de los trapicheos de Justo que acaba con sus huesos en la cárcel para pedir ayuda a nuestro protagonista y el de Antonia, una anciana que recoge trastos por Madrid y los transporta en su motocarro, esta mujer le aportará el cariño y la atención que nadie le da a Darío. Mientras tanto la madre de Darío se consume por la separación, culpando de todo a su marido y el padre de Darío es un pobre desgraciado que vive en un camión y se va de putas para desconectar.

En su debut en la dirección, el actor Daniel Guzmán, sorprende con este drama familiar muy bien escrito y narrado, con una mezcla de actores veteranos y noveles que conjunta muy bien, por una parte tenemos a Luis Tosar o Miguel Rellán que hacen un estupendo trabajo como nos tienen acostumbrados normalmente. Por otro lado, están los jóvenes Miguel Herrán y Antonio Bachiller con la abuela de Daniel, Antonia, una mujer mayor que no es actriz pero que su nieto le ha dado un pequeño papel en su primer film, para no ser actriz, lo hace muy bien y solventemente. Uno de los méritos de esta película es que la historia principal, que es el drama de Darío, nos afecta y te identificas con su situación, pero también hay pequeñas historias de personajes secundarios que también nos atrapan, consiguiendo realizar un relato muy realista de dramas cotidianos que se afrontan desde una perspectiva optimista por la supervivencia, no es que los personajes sean el buenrollismo, simplemente una mezcla de inconsciencia e ingenuidad les hace tirar hacia delante. En todo el relato hay mucha sinceridad y autenticidad, algo que es indispensable en este tipo de películas de temática social. Una nueva grata sorpresa dentro del cine español y que augura un buen futuro para Daniel Guzmán en la dirección. Buen cine que sigue la estela de aquellas películas de José Antonio de la Loma como Yo, el Vaquilla, adaptada al siglo XXI, donde los dramas familiares son distintos y la intensidad de los delitos son mucho menor que en aquellos años 80. Muy recomendable.

Para Recordar: la bonita historia de amistad de nuestro protagonista Darío con Luismi. Encantadora la abuela del director, Antonia, en el papel de anciana que recoge trastos por la ciudad. Me encanta ver la Gran Vía de noche y tan iluminada.

Para Olvidar: que los perdedores por mucho que luchen contra el destino, siempre van a perder. En las separaciones y divorcios las víctimas son los hijos.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: