Boton


Noticias

miércoles, febrero 27, 2013

En el hoyo

México (2006)

Producción dirigida por Juan Carlos Rulfo, premio internacional de Sundace al mejor documental y premio en la misma categoría en el Festival de La Habana. En México DF a diario circulan unas 15 millones de personas en autos o colectivos, la ciudad es un caos y los atascos kilométricos, toda una aventura. Para resolver y aliviar un poco la circulación en esta megápolis se está construyendo el segundo piso del Puente Periférico de la ciudad, con un segundo nivel de puentes habrá una autovía que recorrerá la ciudad por arriba y así los coches tendrán más alternativas para circular. El director quiere seguir la evolución de esta gran obra de ingeniería y así poder observar desde su cámara la vida cotidiana de estos individuos que todos los días se están jugando la vida desde las alturas. Hay un leyenda mexicana de que cada constructor firma un pacto con el diablo para que los puentes no se caigan y para ello el diablo se nutre de las almas de los obreros que realizan la obra. Una de las protagonistas de la película (Natividad Sánchez) lo explica muy bien y tiene siempre la mala sensación y vibración de que el cualquier momento va a pasar alguna desgracia. No anda muy desencaminada, durante el rodaje del documental una persona falleció en la obra y otra se desenganchó su sistema de seguridad y se quedó atrapada en un gran hoyo, por suerte, pudieron sacarlo y los daños fueron leves. Es el precio en vidas a pagar por el progreso.

Un documental que fue una sorpresa su descubrimiento, Rulfo está muy interesado en descubrir más que esa gran obra que se va a hacer en México DF, la vida de unos pobres obreros que trabajan en unas condiciones ínfimas de seguridad y que se la están jugando con muchas posibilidades de caerse o sufrir un accidente. Da que pensar que pudiendo que esa gente trabaje en unas condiciones mucho más seguras, tengan que ganarse el sueldo de una manera tan indigna para su vida, seguro que luego mucho dinero se pierde por ahí en comisiones para grandes terratenientes y constructores. Se nota también la poca formación y cultura de los obreros, que prefieren pensar en supersticiones y en el diablo para culpabilizar los accidentes que acontecen en la obra. Hasta aquí la parte que hace la pena ver este relato real, como puntos débiles tenemos la excesiva duración de una historia que tampoco tiene más que contar, es como un homenaje al gafapastismo más cosmopolita que quiere enterarse de que carreteras atraviesa su Volkswagen Golf y así poder ser el más listo de una conversación en un gastro bar mientras se toma un gin tonic, despertando la ira o envidia de sus amigos culturetas. Recomendable solo para amantes de los documentales, el cine también cumple una función social y mostrando la realidad sirve para denunciar injusticias y nos acerca a muchos lugares del mundo.

Para Recordar: La leyenda mexicana de que el diablo necesita almas en una gran construcción para que no se caiga, como por ejemplo en los puentes. Las palabras de Natividad Sánchez acerca del diablo y de dios en la madrugada de México DF no dejan a nadie indiferente.

Para Olvidar: La historia aunque interesante se hace larga por la duración del documental, para mostrar la vida de unos obreros haciendo una autopista no se necesita casi hora y media, a veces es tediosa.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: