Boton


Noticias

miércoles, marzo 29, 2017

Scener ur ett äktenskap (Secretos de un matrimonio)

Suecia (1973)

Producción dirigida por Ingmar Bergman, ganadora del Globo de Oro a mejor película de habla no inglesa. Johan y Marianne son un feliz matrimonio que lleva una década casados, tienen dos hijas y al principio del relato son entrevistados por una periodista. Cuentan lo felices que son como pareja, que son muy buenos padres para sus hijas y sus respectivas profesiones, él es psicólogo y ella es abogada. La vida continúa con una cena en casa con otra pareja amiga de nuestro matrimonio protagonista. Peter y Katerina también están casados pero su relación se encuentra en su final, en plena cena se ponen a discutir y se hacen reproches mutuos. Su relación llega a su final y terminan divorciándose. Esta discusión entre Peter y Katerina hace que se planteen también su relación Johan y Marianne. Al principio del análisis están muy contentos, ellos son felices, al contrario que su pareja amiga pero no todo es tan bonito como se lo relataban a la periodista. La convivencia, los celos, la rutina y el aburrimiento empiezan a relucir, Johan es un hombre bastante más independiente que Marianne, de hecho prácticamente solo necesita a su mujer para el cuidado de sus hijas. Mientras Marianne es más sensible, necesita mucho más el apoyo del que es su pareja. La idílica relación se convierte en ataques y contra ataques, hay insatisfacciones afectivas, terceras personas, los compromisos familiares e incomunicación, hasta llegar a un punto de no retorno que es la violencia mental y física. Johan y Marianne terminarán también separados como sus amigos pero su relación continuará ya que tienen a sus dos hijas e incluso habrá un conato de retomar la relación de nuevo como pareja. Pero será imposible, son dos caracteres muy diferentes condenados a no entenderse.

Con un metraje de casi tres horas, el maestro Bergman realiza una tesis en versión cinematográfica de lo que es el matrimonio, destroza por completo cualquier esperanza en el amor eterno, el matrimonio es la tumba del amor y saca a relucir nuestros peores defectos. Esto lo consigue con una pareja principal formada por los actores Liv Ullmann y Erland Josephson que interpretan muy bien a este matrimonio tan feliz al comienzo y tan atormentado al final. Rodada casi enteramente en un único escenario que es la casa de Johan y Marianne, se nota que la película es auto financiada y el gasto en recursos es mínimo. En mi opinión más que una película, parece una obra de teatro donde hay diálogos muy brillantes y psicológicos acerca de la convivencia de una pareja. Aunque luego también hay mucha espesura y el metraje se hace largo porque hay tramos que no se sabe muy bien que nos quiere decir Bergman y para mí que se anda un poco por las ramas. Siempre recomendaré las películas de este gran director, uno de mis favoritos pero antes que esta producción, recomiendo obras como El séptimo sello o Saraband o Persona. Obras cumbres de este director y que me emocionaron más que este interesante y largo relato.

Para Recordar: hay tramos del film que son muy psicológicos, realmente son conversaciones que cualquier matrimonio podría tener, ese realismo es muy difícil de llevar a la pantalla.

Para Olvidar: es un relato muy espeso, con muchos altibajos, sin duda en mi opinión, Bergman no logra en este film emocionarme, al contrario que en otras de sus producciones. Además no es cine, parece más teatro.




Para mas info, haz click aki

Escena que muestra cómo la vida en pareja puede llevarte a la anulación cómo persona. De lo mejor del film.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: