Boton


Noticias

sábado, diciembre 11, 2010

Laitakaupungin valot (Luces al atardecer)

Finlandia (2006)

Producción de Aki Kaurismaki del año 2006 que estuvo nominada en el Festival de Cannes. Koistinen es un guardia de seguridad nocturno en un centro comercial en el centro de Helsinki, me atrevería a decir que incluso es Kamppi. Es un hombre extrovertido que busca la complicidad y amistad de los que les rodean pero que topa con una sociedad finlandesa muy fría y mecanizada. En su trabajo apenas recuerdan su nombre, por la calle se mete en problemas al defender a los débiles y no tiene pareja. En esto, aparece una joven rubia que le hace compañía en sus descansos durante su turno de noche. Pronto entablan amistad y se relacionan pero esta mujer está asociada con un grupo de mafiosos de la ciudad que necesitan las llaves y las claves de Koistinen para robar en las tiendas del centro comercial. Una vez que se ha producido el robo, la mujer desaparece y nuestro protagonista es el único culpable del delito, por lo que se verá despedido de su trabajo y posteriormente privado de su libertad cumpliendo condena por un robo que no ha cometido. Aún así las esperanzas y la fe en la gente de Koistinen no decaen.

Otra joya en la filmografía del mayor talento finlandés del cine, un tango nórdico de personajes perdedores que son engullidos por las malas personas. En este relato el perdedor Koistinen es víctima de su sed de amor y de sus anhelos por ser comprendido. A tal grado llega su desesperación que incluso al ser engañado no delata a Mirja en el robo y acaba en la cárcel cumpliendo condena por algo que no ha obtenido nada. Como siempre en las películas de Kaurismaki el diálogo se minimiza al máximo y deja al espectador sacar sus propias conclusiones ante los hechos que le muestra en la pantalla, la banda sonora es muy bonita a base de tangos de Gardel y la actuación de un grupo de rock en la mítica sala Tavastia Klubi de Helsinki. Un relato de hora y cuarto para una tarde de domingo de invierno recordando los paisajes finlandeses de su capital.

Para Recordar: Los tangos de Gardel y la simpatía que uno sienta por el pringao de Koistinen.

Para Olvidar: El ritmo de este director imprime a sus relatos, a veces tanta ausencia de diálogo se hace pesado.




Para mas info, haz click aki

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: