Boton


jueves, septiembre 22, 2011

Bicicleta, cullera, poma (Bicicleta, cuchara, manzana)

España (2010)

Documental dirigido por Carles Bosch ganador del Goya por este trabajo y nominado al Óscar al mejor documental en su obra anterior 'Balseros'. En este nuevo relato filma los dos primeros años desde que se le diagnostica el Alzheimer al político catalán Pasqual Maragall, alcalde de Barcelona en los JJOO en el año 1992. Al principio del relato nos muestra la inicial sorpresa y jarro de agua fría que supone la noticia pero que luego con la personalidad de Maragall prefiere sacarlo a la luz para hacerlo lo más natural posible y así también mostrar el apoyo a otros enfermos de Alzheimer mediante la fundación Maragall. En la película llevamos dos corrientes paralelas, por una parte la vida personal de Maragall y su familia en el tratamiento de la enfermedad y por otra parte aspectos técnicos y científicos que comportan esta nueva plaga del siglo XXI que al envejecer más porcentaje de población se acentúa más, ya que aparecen los primeros síntomas entre los 60-65 años de edad.

Durante casi 2 horas el director hace un retrato muy completo sobre una enfermedad que conocemos entre la población y que está bastante extendida, se investiga y estudia mucho sobre ella, pero al igual que la esclerosis múltiple, aún no se ha encontrado solución, como dicen en el documental, un corazón, un hígado o un riñón se puede transplantar pero los recuerdos y la mente son insustituibles y cuando desaparecen los recuerdos, desaparece la persona, aunque físicamente aún mantenga su vida. En la particular historia del político catalán tampoco es que se profundice mucho, simplemente quiere dar esperanza a los demás enfermos, lo más interesante son los primeros planos del director a solas con Maragall donde se nota la ausencia de este. Un aspecto que entiendo la intención de Bosch es repetir lo mismo en diferentes sitios para mostrar la universalidad del Alzheimer, pero en mi opinión le quita mucho ritmo al documental y lo hace pesado, se nota que al director le apasionada sobre lo que quiere hablar pero también hay algo de publicidad gratuita y escenas de cara a la galería. A pesar de este pequeño defecto resulta muy interesante e imprescindible su visionado.

Para Recordar: El rostro de Maragall y diferentes enfermos de Alzheimer, no mirarlos con compasión como si fueran pobrecitos, sino dejarles su libertad y mostrar la máxima comprensión.

Para Olvidar: Absolutamente nada debemos olvidar en el Alzheimer, esperemos que pronto tenga solución y que por lo menos haya más mecanismos de prevención.




Para mas info, haz click aki

New Feature - Try now!!!!


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.