Boton


Noticias

jueves, junio 25, 2015

Mad Men

EEUU (2007)

Serie de TV de 7 temporadas de duración creada por Matthew Weiner, ganadora entre otros premios de 4 Globos de Oro a mejor serie dramática. Después de la II Guerra Mundial y la Guerra de Corea, en EEUU hay una nueva casta de ricos que se dedican a la publicidad, muchas de esas agencias de nuevos magnates se ubican en la ciudad de Nueva York, la ciudad de los sueños y paradigma del capitalismo que abandera la nación yanqui. En su mayoría, estos ejecutivos trabajaban en Madison Avenue, que es donde está la agencia Sterling & Cooper donde el protagonista principal no son los dueños (Roger Sterling y Bertram Cooper) sino un director creativo fuera de la normal, único y que te puede vender cualquier producto. Es el sueño americano hecho realidad, Don Draper, varón de unos treinta y pico años, director creativo, guapo y todo un ganador. En la serie comienza vendiendo Lucky Strike y tiene una nueva secretaria que en principio es algo cortita pero que será la gran revelación entre las mujeres, Peggy Olson, de secretaria a adjunta del director creativo y con una gran ambición. Draper está casado con Betty y tiene dos hijos y otro en camino, pero eso no es óbice para que tenga todo tipo de amantes y esconda un gran secreto en cuanto a su identidad. Durante las 7 temporadas estos personajes van creciendo poco a poco, Betty se separa de Don y de nuevo se casa con un político, Henry. Don cree que ha encontrado el amor con una de sus secretarias, Megan, una chica de origen francés mucho más joven que él, Peggy tras un breve affaire con Pete Campbell, el mayor trepa de la serie, se centra en su trabajo y va subiendo en el escalafón de la empresa. En dicha empresa también hay muchas transformaciones, hay OPAs hostiles para comprarles la competencia, se unen más socios a los socios fundadores para tener independencia y autonomía y pasan muchos personajes muy interesantes como Ginsberg, un creativo bastante beatnick en claro homenaje al poeta Allen Ginsberg. Se tratan temas como las drogas, la homosexualidad, el sexismo de aquella época, los negocios y las manipulaciones laborales.

Si has visitado la ciudad de Nueva York es imprescindible esta serie tan completa que he disfrutado mucho porque si no uno no se traga 7 temporadas completas que son 92 episodios, en algunas ocasiones me hizo recordar el viaje que yo hice. Hay muchas más razones para gastar tanto tiempo en ella que para no verla. La ambientación de esos años (60's y 70's) es fabulosa, gente muy elegante, fumando y bebiendo todo el rato mientras con sus tretas publicitarias, camelaban al mundo. Ellos son los vencedores de la Guerra Fría. No solo es una serie de grandes tiburones que se dedican como críos caprichosos a embolingarse y tirarse a todo lo que tuviese falda. Al contrario, me parece  una serie que refleja la injusta situación laboral vivida por las mujeres y que en la actualidad no es tan exagerada pero aún sigue ocurriendo esa discriminación, pienso que si alguien tacha esta serie de machista es que no la ha entendido bien. Cada detalle está muy cuidado, objetos, momentos históricos, vestuario y la interpretación de los actores es muy destacable, sobre todo el papel principal de Don Draper interpretado por Jon Hamm, un papel que seguro que él nunca olvidará y que para la mayoría de nosotros siempre será Donald Draper, putero, bebedor, infiel y bastante manipulador, pero aún así se le tiene una enorme empatía porque se convierte en nuestro putero, bebedor e infiel, es alguien de los nuestros. Un hombre que para la sociedad representa un ganador, es rico y guapo pero en él hay más sombras que luces. Visionen si tienen tiempo esta serie de AMC, muy raro que HBO la desechara, fue un gran fallo. Aunque si quieren, se pueden ahorrar la última temporada, sin duda es la más floja. Qué manera de cargarse un trabajo tan bueno que se hizo en las temporadas anteriores.

Para Recordar: Hay varios momentos inolvidables en la serie, cómo Don vende la rueda de Kodak a los propietarios, cómo Joan Harris se sumerge en el Nueva York de Warhol o el capítulo donde Don conoce a unos extravagantes millonarios europeos haciendo el hippie. Pero sobre todo recuerdas el ambiente de la serie, gran vestuario, música y atrezzo de unos años que uno no ha vivido pero que se los imagina así, la ambientación de la serie es maravillosa.

Para Olvidar: Hay varios momentos que dan un poco de vergüenza ajena, como el embarazo de Peggy Olson que no se da cuenta (es inimaginable), el numerito musical final de Cooper una vez que ha fallecido y una muy floja última temporada, que pasa de ser una serie de culto a un culebrón muy caro.




Para mas info, haz click aki

Como vender el Carrusel de Kodak, una de las mejores escenas de la serie.



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: