Boton


Noticias

martes, diciembre 15, 2015

Deux jours, une nuit (Dos días, una noche).

Bélgica (2014)

Producción dirigida por Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne. Mejor película extranjera en el Festival de Guldbagge y mejor actriz (Marion Cotillard) en los Premios del Cine Europeo y en el Círculo de Críticos de Nueva York. Sandra y Manu son un matrimonio con un hijo que viven en algún pueblo francés, ambos trabajan y han superado las adversidades, sobre todo cuando Sandra tuvo una gran depresión que hizo que no pudiese trabajar. Un viernes cualquiera, Sandra es despedida de la empresa en la que trabajaba, la excusa para el despido es que no pueden hacer frente a su nuevo puesto, para mantenerlo, los otros 15 empleados tendrían que renunciar a su paga extra y con ese dinero poder pagar el sueldo de Sandra. El encargado dice que ya se ha votado y que los empleados no renuncian a su paga extra, pero Sandra no se rinde por el arrojo de Manu, piensan que visitando durante el fin de semana a cada uno de los empleados con derecho a voto, podrán convencerlos de que renuncien a esa paga y así hacer una nueva votación el lunes para que Sandra mantenga su puesto. Al principio Sandra está desmoronada y vuelven sus brotes de depresión, no quiere ni salir de la cama, pero luego sale y empieza a luchar. Encontrará de todo, empleados amigos que votarán a favor de que ella se quede, renunciando al dinero, otros que ni le abrirán la puerta, otros que necesitan ese dinero para los gastos que tienen con sus hijos y situaciones personales como pareja posesivas y maltratadoras. Por último, un joven inmigrante negro que no quiere líos en la empresa porque su contrato es de 3 meses y luego querría renovarlo. Para Sandra es todo un vaivén de emociones, en su propia piel vive lo que es la solidaridad, la amistad pero también lo que es la humillación de pedir un favor que es renunciar a dinero y los dramas personales que tienen algunos de sus compañeros/as de trabajo, esto hace que surjan escenas bastante dramáticas como intento de suicidio y violencia tanto física como verbal.

Durante hora y media vivimos lo que es la crisis económica actual que asola Europa a través del buen guión de los hermanos Dardenne y la impresionante actuación de Marion Cotillard como Sandra. De como la clase media se despedaza entre ella para sobrevivir y tolera dilemas tales como el despido de una compañera a cambio de la renuncia a su dinero legítimamente ganado por su trabajo. El punto fuerte de esta película es que aquí no se juzga la actitud de cada uno de los compañeros/as de Sandra, cada cual está mirando por sus intereses y son unos personajes muy bien caracterizados y con personalidades muy variadas para que se reflejen los distintos tipos de personas que podemos encontrarnos en cualquier ámbito laboral de una empresa que esté en Europa, sobre todo en la parte occidental. Recuerdo con mucho cariño las escenas de coche de Sandra y Manu mientras se trasladaban de un domicilio a otro de algún compañero de Sandra, escenas muy bien grabadas, donde la música suena y aún sigue en el ambiente la esperanza de que este problema se va a solucionar de una manera positiva. Esperaba menos de esta película y me sorprendió gratamente porque si uno lee la sinopsis antes de verla, se espera un dramón donde los hermanos Dardenne pueden hacer todo trizas, pero no es así y deja un final bastante bonito con una gran lección, todavía somos personas y tenemos algo muy importante que si queremos lo podemos mantener, la dignidad. Es un relato muy recomendable y que no se hace nada largo, 90 minutos de esta vida que merecen la pena perder para entender muchas cosas que por desgracia, están pasando en la actualidad.

Para Recordar: Sin duda la actuación de Marion Cotillard como Sandra, la protagonista absoluta de este film. Muy interesante el dilema que se plantea para el argumento, es del capitalismo más salvaje y mezquino que existe y que ya se da bastante en la realidad.

Para Olvidar: Como utilizan las cadenas de mando de las empresas la táctica del divide y vencerás, así los trabajadores luchan entre ellos y los directivos no se pringan las manos, solo tienen que estar pendientes de su hoja de cálculo de beneficios, las personas simplemente somos recursos.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: