Boton


Noticias

sábado, septiembre 03, 2016

Synecdoche, New York

USA (2008)

Caden Cotard es un director teatral que vive en la populosa ciudad de Nueva York. Su vida ha traspasado los límites de la ficción y la realidad. Y no tan solo en aspectos digamos, más comunes, sino que su paranoia le lleva a imaginarse que hasta su familia le abandona para vivir en Europa con una pareja lesbiana. Caden se ve a si mismo reflejado en cada aspecto de la vida cotidiana: el es el protagonista de anuncios, de reportajes en revistas y hasta de dibujos animados. Por si estas excentricidades fueran pocas, el director cree que su hija pequeña creo un diario que se actualiza en tiempo real. Para culminar este conjunto de despropósitos, Caden ha decidido crear una obra que recreará la vida del propio artista en un Nueva York a escala real. Los protagonistas serán actores que encarnarán el entorno del señor Cotard y la obra nunca se terminará, pues representará cada día que Caden pase en la ciudad. Una pieza dinámica repleta de complejidad, donde los actores se retroalimentarán de la existencia de Caden. Una existencia que por otra parte resultaría insulsa de no ser por la locura transitoria del protagonista y las situaciones que se crean durante las representaciones ficticias que se mezclan con la realidad para esculpir una vida por encima de la vida. Una existencia monótona que se ilumina cuando los focos del escenario principal se encienden al ritmo de los pasos de los viandantes de la Gran Manzana.


De nuevo una pieza de Charlie Kaufman ocupa el espacio de nuestro blog. En este caso Charlie se ocupa del guión y de la dirección con un resultado dispar. La ambiciosa y compleja historia que se crea alrededor del protagonista hace perderse al espectador y, en muchos momentos, aburrirse. El largometraje esta plagado de momentos brillantes, como el diario en tiempo real, la mujer que vive en la casa en llamas, la hija que se marchita y un largo etcétera que convierten la trama en una sucesión de subtramas secundarias que desembocan en una obra de teatro imposible que da una vuelta de tuerca al género denominado 'cine dentro del cine' (en este caso teatro dentro del cine). Kaufman pretende crear una historia existencial con trasfondo surrealista, pero la enorme complejidad de lo narrado, solo deja tiempo de imaginar lo que realmente esta ocurriendo, cosa que nunca sabremos si es verdad o no debido a la paranoica mente de Caden y la recursividad extrema que va adquiriendo el guión a medida que nos acercamos a un desenlace que, como no, culmina con la muerte. En definitiva, estamos ante la que probablemente es la pieza mas enrevesada de Charlie, que aunque pesada en muchos momentos, al menos deja espacio a la reflexión. Muy apta para el que le guste darle vueltas a las cosas.


Nota: 8

Para recordar: El cura transcendental hablando de la vida y su conclusión: ¡que os jodan a todos!
Para olvidar: Lo pesada que se hace la película en algunos momentos


Para mas info, haz click aqui:



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: