Boton


Noticias

miércoles, mayo 08, 2013

Oslo, 31. August

Noruega (2011)

Producción dirigida por Joachim Trier. Anders es un joven de 34 años que está finalizando su proceso de desintoxicación debido a su adicción a las drogas. Está ingresado en un centro para conseguir su objetivo y finalizando el verano, en concreto el 31 de Agosto, tiene un permiso especial de la clínica para ir a la capital noruega, Oslo, a una entrevista de trabajo. Es una mera excusa para encontrar personas de su familia y amigos a los que ha decepcionado pero que quiere estar juntos a ellos, de hecho la entrevista de trabajo apenas tiene duración porque Anders sabe muy bien que va a ser complicado que le den una segunda oportunidad. Con todas las personas que se encuentra de día, nuestro protagonista al principio le dan la enhorabuena por tener el coraje de luchar, pero luego se apartan poco a poco de él debido a su rutina cotidiana, algunos ni lo quieren ver y Anders ve que se va quedando sólo en la ciudad, a pesar de su juventud todo ha terminado para él, los demás ya tienen su vida encaminada y sobre todo la mente despejada en pro de vida normal. La noche lo cambiará todo porque sus amigos de nuevo lo reciben con los brazos abiertos y la vida le brindará una nueva oportunidad o volver a los tiempos pasados, hay alcohol, chicas y heroína. Un cóctel explosivo para Anders que tiene la elección de que camino seguir a través de los que son sus amigos o no. Finalmente la decisión la tomará en su antigua casa al lado del piano familiar y finalizando este verano.

Desde Noruega nos llega este relato del director familiar lejano y pequeño alumno del danés Lars Von Trier, un drama acerca de las consecuencias de la drogadicción a través del protagonista, un chaval de 34 años que ha tirado su vida por la borda a causa de la heroína. Al contrario que otras producciones acerca de este tema, tipo 'Trainspotting', aquí no hay nada espectacular, ni filosofía barata ni muchachos malos, de hecho Joachim no se pone del lado de ninguno de los personajes, a veces te da la sensación que más que ver una historia ficcionada es que estás viendo un documental, no hay ni buenos ni malos, ni dogmas, ni moralina. Simplemente la historia de Anders que reflexiona en un día de salida del centro de desintoxicación y que ve que su vida podría haber sido de otra manera pero la heroína le puede. De hecho tiene una tabla de salvación en la chica que conoce por la noche en el club pero no le queda esperanza, la autodestrucción es el camino que Anders ha elegido para su vida y en un acto de tremenda coherencia lo ejecutará. Un film interesante, a ratos algo lento y que parece que no pasa nada, únicamente hay que meterse en la cabeza del protagonista y pensar que no somos jueces sobre las vidas de los demás. No hay sentimentalismos ni juicios,  todo muy aséptico, como muy nórdico diría yo, quizás estemos acostumbrados en este tipo de historias a manipulaciones para que le llegue más hondo al espectador. Para amantes de historias diferentes contadas desde otro punto de vista más equidistante.

Para Recordar: Como la adicción a las drogas puede arruinar tu vida. La escena de Anders sólo en la cafetería como escucha a la chica joven sus planes de vida acerca de las muchas cosas que quiere hacer (grandes planes y pequeños detalles) resumen muy bien la película. Mientras Anders se ve anulado ya en la vida.

Para Olvidar: Es un relato que no te profundiza, te llega en ciertos momentos puntuales pero que con el tiempo se acaba olvidando, demasiado cerrado para intentar ser intimista pero que hace que no te llegue del todo.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: