Boton


Noticias

lunes, febrero 02, 2015

Oh Boy (a coffee in Berlin)

Alemania (2012)

Producción dirigida por Jan Ole Gerster, ganadora de 6 premios de la academia alemana y ganadora del premio a mejor película revelación en los premios europeos. Niko Fischer es un joven berlinés que estudia una carrera sin futuro en su ciudad, deambula por un Berlín en blanco y negro en busca de un café mañanero que por extrañas razones le es imposible conseguir. En su búsqueda de ese buen café, en vez de cerveza, se topa con una serie de personajes cada cual más extraño, la camarera de la cafetería que lo marea para sacarle más de 3 euros por una taza, su nuevo vecino que le trae albóndigas caseras y mientras tanto contarle que su matrimonio no funciona o amigos que no buscan más que aprovecharse de él. Al tener una reunión con su padre, Niko, descubre que sus secretos ya los sabe su familia, lleva dos años sin aparecer por la universidad y le van a cortar el grifo de los gastos. En el fondo le da igual, él simplemente está reflexionando y de momento ahora lo único que quiere es un café, cosa que hasta el final de la historia no podrá conseguir. Mientras tanto irá por cines autogestionados y una chica lo meterá en líos que su actitud nihilista le hará resolver.

A la manera de otras óperas primas como Oslo, 31 de Agosto de Joachim Trier o Lost in Translation de Sofía Coppola, esta producción alemana refleja los estados de ánimos de la actual juventud. Hastío, nihilismo y pasotismo en general, en realidad muy perdidos como esos personajes de película de Jim Jarmusch que se mueven por garitos donde suena jazz y todo les da igual. Un relato original pero ya un poco visto dentro de los circuitos de cine alternativo, de ahí que me resultó justo lo que me esperaba antes de ponerme a visionarla, un film que es en blanco y negro y en Berlín pues estará impregnado de moderneces variadas y en eso no decepciona en absoluto. Pero lo importante es quedarse con breves retazos que te sacan una sonrisa y en la historia en general que tiene su punto. Si tienen algo mejor que hacer pasen de este film, si no será un tiempo donde al menos no han estado viendo GH Vip.

Para Recordar: Lo bonita que es la ciudad de Berlín, la música jazz y algunos pasajes de la historia que te hacen ver un cine diferente, donde te identificas totalmente con el personaje principal, porque todo el mundo será tan raro cuando en realidad el problema eres tu mismo.

Para Olvidar: Cierto aroma y tufillo cultureta que desprende la mayoría del metraje, está claro que si quieres ser un moderno de conversaciones de cine en La Latina, tienes que haber visto esta película.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: