Boton


Noticias

martes, octubre 11, 2016

Red Army

Rusia (2014)

Producción documental dirigida por Gabe Polsky y coproducida por Werner Herzog y Jerry Weintraub, mención especial a mejor documental en el Festival de Zurich. Después de la segunda guerra mundial en la URSS el deporte cobró especial importancia, era un arma propagandística muy buena para vender las bondades del régimen comunista. Uno de los deportes más importantes fue el hockey sobre hielo y el gobierno ponía todos los recursos posibles para sacar los mejores jugadores y equipos para luchar contra las potencias capitalistas. Comandados por el entrañable Anatoli Tarasov, el equipo nacional soviético era una máquina de hacer grandes partidos y vencer a todo equipo que se pusiese por delante, las tácticas de Tarasov se basaban en el juego técnico, buen patinaje y menos agresividad, los rusos bailaban sobre el hielo y las combinaciones con la pastilla eran todo un espectáculo, mareaban a sus rivales. Bajo esta técnica de juego, Tarasov formó el equipo casi invencible, el 'Red Army' compuesto por Slava Fetisov, Alexei Kasatonov, Sergei Makarov, Igor Larionov y Vladimir Krutov. Solamente hubo una derrota y especialmente dolorosa, contra EEUU en los JJOO de invierno de 1980 en Lake Placid, a este partido se le conoce como el milagro sobre hielo. Tarasov es relevado por el dictatorial Viktor Tikhonov, un hombre cercano a los políticos del politburó moscovita y que llevaría a sus jugadores con mano de hierro, muy al contrario al estilo de Tarasov. Para Fetisov, el protagonista de este documental, y sus compañeros era una tortura trabajar con Tikhonov, los tenía 11 meses alejados de sus familias entrenando y para desgracia de estos grandes jugadores, las ofertas que les llegaban desde EEUU para jugar en la NHL en equipos profesionales eran desechadas por Tikhonov y el gobierno soviético, no les dejaban salir del país, solo podían defender al Red Army. Fetisov se declaró en rebeldía y eso le ocasionó muchos problemas, amenazas de muerte a él o su familia o traiciones por parte de algún compañero. Con la caída del comunismo en los 90 pudo jugar en la NHL y ahora es Ministro de Deportes con Vladimir Putin.

Un relato que te engancha desde el primer minuto, en menos de hora y media se cuenta la historia de varias décadas en Europa a través del deporte. Como la URSS, al principio más romántica, lograba sacar buenos jugadores y eran invencibles, eso demostraba las bondades de la hoz y el martillo. Pero la utopía en lo que degenera es en un régimen que no te deja salir de tu propio país, te espía y te amenaza si no haces lo que ellos quieren, una dictadura. Fetisov y sus compañeros alucinaban cuando viajaban a Occidente, querían una vida mejor para ellos y sus familias, además no solamente era una cuestión de dinero, con Tikhonov era un infierno trabajar y no mejorarían su técnica. Bien es verdad que una vez que Fesitov dio el salto a la NHL americana también se dio de bruces con otra realidad, el capitalismo no es tan amable como lo pintan, allí también lo paso muy mal, era el malo, el comunista que había traicionado a su país. Se llevó muchos golpes y su manera de jugar no la entendían ni el público americano ni sus entrenadores. Tuvo una última oportunidad en Detroit Red Wings donde el entrenador Scotty Bowman juntó a Fetisov con otros cuatro jugadores rusos, de nuevo Fetisov podía demostrar su gran juego junto a sus compañeros y lograron en 1997 la Stanley Cup, ahora habían triunfado fuera de la URSS que ya ni existía. Por empeño de Slava Fetisov la copa viajó hasta Rusia, volvieron por unos días a la que fue su casa y a la vez su cárcel durante años. Finalmente ya retirado del hockey y viviendo en EEUU, Fetisov recibió la llamada del presidente Putin, volvería a Rusia por todo lo alto, condecorado y siendo ministro. Un documental muy entretenido, imprescindible y que recomiendo incluso aunque no te guste el deporte, es historia y desde luego la producción de Herzog y Weintraub es magistral.

Para Recordar: que hubo una época donde las cosas se hacían por amor al juego, los soviéticos jugaban para divertirse y tenían una técnica única y muy depurada que les hacía especiales.

Para Olvidar: que como siempre cuando la política influye en el deporte se fastidia todo, primero a los jugadores y luego llega la decadencia, en los deportes de equipo no solo es tener a los mejores, hay que tener un buen director técnico y que sean un equipo.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: