Boton


Noticias

sábado, abril 07, 2012

Le notti di Cabiria (Las noches de Cabiria)

Italia (1957)

Producción dirigida por Federico Fellini, ganadora del Óscar a la mejor película de habla no inglesa, ganadora en el Festival de Cannes y San Sebastián a la mejor actriz (Giulietta Masina) y Premios David de Donatello a mejor director y productor. En las afueras de la ciudad de Roma vive Cabiria, una prostituta que ha podido comprar su propia casa por sus trabajos en la noche, le acompaña siempre su amiga Wanda y entre las dos van subsistiendo. Cabiria es muy ingenua y a pesar de su trabajo, alguna vez se ha enamorado de alguno de sus clientes, ellos al principio la tratan muy bien porque saben que tiene algo de dinero pero luego se desentienden de ella para robarla y dejarla sin apenas nada. Pero Cabiria no aprende, se enamora de un actor de teatro que la tiene que esconder en el baño porque su amante ha llegado de improviso y conoce durante una función de hipnosis a Óscar D'Onofrio, un hombre galán y muy educado que le promete a Cabiria una vida en común y casarse con ella. Un nuevo mundo se abre para nuestra protagonista, atrás va a dejar su pequeña casa y el mundo de la prostitución para ser decente. Pero será Óscar el gran amor de su vida o la estafarán de nuevo.

Con gran maestría dirige Fellini este relato del neorrealismo italiano en el esplendor del cine transalpino. El personaje interpretado por Giulietta Masina es muy rico en matices y por eso todos los premios que recibió por este papel, es una alegre chica que se dedica a un oficio indigno para ella y que sueña con ser amada por un hombre bueno y legal como es ella, con su inocencia e ingenuidad. La ambientación de las distintas Romas está perfectamente conseguida, primero enseñando los arrabales donde la gente vivía con lo mínimo y luego enseñando el majestuoso, pomposo y bohemio centro de Roma, lugar de reunión de artistas, ricos, escritores y músicos en los mejores clubs de la ciudad. Otro de los puntos fuertes del relato es la música de Nino Rota que siempre acompaña en toda producción donde esté Fellini. Una gran película donde hay muchas escenas del genio italiano, por ejemplo ese plano contrapicado de Cabiria subiendo las escaleras de la casa del actor que acababa de conocer o esa inolvidable sesión de hipnosis donde Cabiria por su inconsciencia dice todo lo que en verdad siente. Una sinceridad como la de Uma Thurman en el final de Kill Bill 2, dos mujeres fuertes atrapadas en un mundo lleno de canallas. Imprescindibles.

Para Recordar: La bondad, la ingenuidad, la inocencia y el enamoramiento de Cabiria, un ser débil y crédulo en un mundo lleno de gente aprovechada y egoísta. La música de Nino Rota y Roma, ambas son eternas.

Para Olvidar: El final de la película con la gran tragedia para Cabiria y como de nuevo se levanta y sonríe, impropio de un maestro como Fellini.




Para mas info, haz click aki

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: