Boton


Noticias

martes, julio 09, 2013

J'ai tué ma mère (Yo maté a mi madre)

Canadá (2009)

Producción dirigida y protagoniza por Xavier Dolan-Tadros, sorpresa en el festival de Cannes de ese año y multipremiada, por ejemplo fue el mejor film en el festival de Vancouver, entre tantos otros. Hubert Minel es un adolescente de 16 años que vive con su madre divorciada en alguna parte de la Canadá francófona, su relación es tensa y muy complicada, la madre trabaja y no puede atender mucho a Hubert que a pesar de su rebeldía es un chico que es bastante inteligente pero también un poco especial. Cuando empiezan los problemas con discusiones y peleas entre Chantale (la madre) y Hubert siempre él grita mucho y ella le amenaza con que se vaya con su padre y la deje en paz. Para Hubert la convivencia con su madre es insoportable y normalmente está encerrado en su habitación grabando vídeos y odiando su existencia. También pasa mucho tiempo en casa de Antonin y su madre, ellos dos si se llevan bien y se cuentan sus confidencias. Entre Antonin y Hubert hay algo más que amistad y la madre de Antonin ya sabe perfectamente su relación, para Chantale la noticia no le llegará por su propio hijo, sino por la madre de Antonin, un reto más a una estropeada relación es la homosexualidad de un hijo que ya de por sí no quiere ni verte. A ratos parece ser que madre e hijo se quieren reconciliar pero es imposible, el egoísmo por parte de los dos no deja que haya solución. Chantale y el padre de Hubert no permiten que el chico se independice, más bien lo enviarán a un internado donde el odio de Hubert hacia su madre irá incrementándose. No mata físicamente a su madre como bien reza el título de la película, pero para Hubert su madre no existe.

Esta película acabó en mis manos a causa del reciente estreno de este director canadiense de su última obra 'Laurence Anyways' que se está estrenando en España. Para su debut como director y protagonista del film con apenas 20 años es muy meritorio que construya una película interesante de visionar que destaca por la crudeza de sus protagonistas, hay una sinceridad por parte de la madre y del hijo que llevan una relación maternal fatal, no es el típico relato americano donde la familia es muy importante y se llevan chupi guay de la muerte en una barbacoa un 4 de Julio precisamente. Hay grandes discusiones y peleas, sin llegar nunca a la violencia física pero casi. Hubert quiere una atención que el mundo de los adultos no se la puede prestar por falta de tiempo y egoísmo, mientras en brazos de Antonin si tiene ese cariño y atención que demanda. Además ve en casa de su pareja una relación materno-filial que sí funciona y eso le hace aún ser más desgraciado. A destacar la buena banda sonora del film, muy moderna eso sí, pero de gran calidad. Hay secuencias que se pasan de modernidad y que por ellas ahora Xavier Dolan es un director de culto entre los indies del cine, algunas tienen razón de ser y otras son mero postureo, pero no podemos pedir a un chaval tan joven que construya una obra del séptimo arte, con que el relato cuente algo y los personajes sean bien llevados a la pantalla ya es todo un logro, habrá que seguirle la pista. Aunque creo que 'Crazy' de su homólogo canadiense Jean-Marc Vallée le da mil vueltas a este film. Recomiendo este último más que la película que hemos tratado en la entrada.

Para Recordar: La sinceridad de la historia, la música que te envuelve el film y una historia tratada sin ñoñerias ni estupideces, directa al mentón.

Para Olvidar: Alguna modernez para el debut de este prometedor director canadiense, siempre a los hipsters les sobra algo para no hacer su obra redonda.




Para mas info, haz click aki



Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: