Boton


Noticias

jueves, agosto 11, 2011

Carandiru

Brasil (2003)

Producción dirigida por Héctor Babenco a partir de la novela de Drauzio Varella y basada en hechas reales. En la ciudad brasileña de Sao Paulo existe el penal de Carandiru, una cárcel diseñada para unos 3500 presos donde tienen encerrados a más de 7000, las condiciones de vida en la prisión son duras pero consiguen sobrevivir, hasta la prisión mandan a un médico porque el Sida es una de las grandes lacras en este mundo penitenciario, la mayoría ya vienen infectados de la calle y los pocos limpios se contagian una vez dentro, como toda sociedad en Carandiru hay unos jefes, subalternos y toda una red comercial y de favores, de hecho, prácticamente la prisión es controlada por alguno de los presos allí recluidos y más veteranos que intentan mantener el equilibrio y que no haya grandes líos que salpique a la vida normal en el penal. Hasta que un día mientras un partido de fútbol por una tontería entre dos presos se prende la mecha y se organiza un motín en la prisión, encima cerca de las elecciones generales. El gobernador de la provincia manda a la policía y allí se arma tal carnicería contra los reclusos difícil de olvidar y que años después acaba con la demolición de tan horrible edificio.

Durante 2 horas y media la intención del director en primera instancia es mostrarnos la vida cotidiana en Carandiru, pequeñas historias de transexuales que quieren casarse o la historia de Majestade que tiene dos mujeres e hijos con ambas o de Chico y Deusdete que son hermanos, uno de ellos adoptado y guardan una historia en común al intentar salvar a su hermana. La última media hora del film eso sí, lo dedica al asalto de la prisión por parte de la policía brasileña y la masacre indiscriminada contra los presos que ocurrió en realidad y fue una vergüenza, tras la investigación la cárcel fue demolida y los presos trasladados a otras prisiones. Buen cine brasileño en la onda de grandes producciones como 'Ciudad de Dios' o 'Tropa de Elite', de hecho algunos actores de esta última producción aparecen en Carandiru. A destacar el buen guión aunque demasiado lento a veces en reproducir tantas historias de presos y el trabajo de los actores que hacen creíble esta película.

Para Recordar: No se puede hacer una matanza por mucha escoria que haya en una cárcel, a eso se le llama terrorismo de Estado y la corrupción en Brasil es una de sus asignaturas pendientes.

Para Olvidar: Como muy bien hicieron el recuerdo sobre ello hay que mantenerlo pero hay que destruir el símbolo y el penal fue demolido.




Para mas info, haz click aki

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

No hay comentarios: